¿Por qué pueden llegar a repercutirse al deudor nuestros honorarios?

Desde el mes de enero de 2005 ha entrado en vigor la nueva Ley Antimorosidad Ley 3/2004 de 29 de Diciembre, la cual faculta al acreedor para reclamar al deudor una indemnización por los costes de cobro de la deuda y fija los intereses de demora, siempre que la deuda se haya producido con posterioridad a Agosto de 2002 y el deudor sea una Administración Pública, una empresa, o un autónomo, y no un particular. Por esto incluiremos en la reclamación los intereses de demora y un 15% de gastos de reclamación, lo cual redunda en una mayor probabilidad de que nuestro coste de recobro sea asumido en parte por el deudor y usted recupere el principal de la deuda con intereses.

(volver a tarifas)